¿Qué es?

Un tratamiento médico no invasivo que se fundamenta en respirar oxígeno puro —a una saturación del 100%— dentro de una cámara presurizada.

Gracias a la oxigenoterapia hiperbárica, la sangre transporta unas 20 veces más oxígeno que mediante nuestra respiración habitual; además, en lugar de ser transportado por los glóbulos rojos, el oxígeno circula de forma libre por la sangre y llega a lugares donde normalmente no llega el oxígeno que respiramos, aumentando los niveles de oxígeno en sangre y mejorando así el funcionamiento global de nuestro organismo.

Las sesiones pueden ser colectivas – varios pacientes al mismo tiempo- o individuales, dependiendo de la enfermedad y de las condiciones del paciente.

El paciente está en todo momento acompañado por personal facultativo entrenado y cualificado para solventar cualquier eventualidad.